media

Para los aficionados ver a chicos de su tierra formados en sus categorías inferiores defendiendo el escudo es motivo de orgullo en un fútbol tan mercantilizado como el actual. Pocos equipos conservan una seña de identidad que conecte a la afición con sus jugadores, y desde el Celta parecen empeñados en revertir esto.

Ayer fue el día de Galicia y el conjunto celeste presumió de ello en redes sociales. Concretamente de "A Madroa", la ciudad deportiva donde se han formado hasta diez jugadores de la actual plantilla. El Celta ha puesto en marcha este verano la "Operación retorno", en la que ha repatriado para sus filas a Santi Mina y Denis Suárez, dos jugadores de la casa que salieron por diversos motivos y ahora vuelven más experimentados. 

Para muchos una de las claves de la salvación del Celta en la agónica pasada temporada fue Iago Aspas. Pero no solo por su talento, sino también por su espíritu. Aspas, fiel reflejo del celtismo conecta la grada con lo que ocurre en el césped. Sus lágrimas tras remontar el partido ante el Villarreal fueron una de las imágenes de la liga y contagiaron a todos. 

El equipo de Fran Escribá ya tenía cierta denominación de origen. Los capitanes, Iago Aspas, Hugo Mallo y Sergio Álvarez son nacidos en la provincia y celtiñas de toda la vida. Otro de los jugadores más destacados de la pasada temporada -al menos en la primera vuelta- Brais Méndez, además de Rubén Blanco, son nacidos en Mos y ambos pasaron por casi todas las divisiones inferiores del club. David Costas, aunque tuvo menos protagonismo, es del mismo Vigo. A ellos se les sumarán los dos nuevos fichajes.

En Vigo se percibe ilusión. Más de 2000 personas recibieron a Santi Mina en su presentación mientras que la de Denis desató la locura, con regalos incluidos. Álex López, uno de los artífices del último ascenso, confirma el ambiente que se respira en la ciudad: "Como celtista me ilusiona volver a ver a Santi Mina y Denis Suárez".

Santi Mina pasó por todas las inferiores del club hasta debutar con el primer equipo con tan solo 17 años. Tras dos temporadas en el Celta en la que fue el jugador más joven de la historia en meter 4 goles en un mismo partido puso rumbo al Valencia previo pago de su cláusula. Tras 4 temporadas en Mestalla en las que jugó 150 partidos vuelve a casa aún con 23 años. Más tiempo fuera estuvo Denis, que abandonó el Celta siendo juvenil para poner rumbo al Manchester City. Desde allí firmó por el Barça donde tuvo que buscarse hueco en otros equipos a base de cesiones tras pasar por el filial. Sevilla, Villarreal, Valencia y Arsenal han sido testigos de su talento con más o menos éxito tras no poderse hacer un sitio en el club azulgrana. 

Ahora vuelven a casa siendo jugadores más maduros y experimentados como ya hizo Iago Aspas en su día. Si el resultado es el mismo, el futuro y la identidad del Celta están de enhorabuena. 

¿Cómo crees que acabará el Celta de Vigo este año en LaLiga? Nuestra gran recomendación es seguir muy de cerca las apuestas de fútbol de esta competición durante todo el año.