media

El Clásico es uno de los partidos más esperados de cada temporada. No solo en España, sino que en todo el mundo. Congrega a millones de espectadores delante del televisor pendientes de una constelación de jugadores capaces de protagonizar actuaciones imperecederas.

Nos hemos fijado en tres noches espectaculares, pero son muchas las veladas o sesiones vespertinas que han brindado dosis de fútbol champán. Partidos épicos, ya sea por una actuación colectiva, individual o, simplemente, por la belleza del fragor de la batalla.

Real Madrid 4 – 1 FC Barcelona (7/5/2008)

Un día sonrojante para la parroquia culé. Al margen de la derrota, el cuadro de Frank Rikjaard tocó fondo en aquel curso y hubo de hacerle el paseíllo a su máximo rival y en su campo en la antepenúltima jornada. La depresión era muy fuerte en Can Barça por aquel entonces y el Real Madrid ahondó en ella con 4 goles y la sensación de una gran superioridad, como ocurrió durante todo el curso.

Raúl abrió el marcador en el minuto 12 de partido y, escasos 8 minutos más tarde, el holandés Arjen Robben auguraba la sangría que Higuaín y Van Nistelrooy ejecutarían antes del minuto 80. Henry marcaría el de la honra en el 86. Tanto estéril para un Clásico que resultó intrascendente, pero que, a la postre, forzaría irremediablemente el cambio de ciclo que el FC Barcelona protagonizó el curso siguiente.

Real Madrid 2 – 6 FC Barcelona (2/5/2009)

360 días después de aquella dolorosa derrota y después de aupar a Guardiola como técnico del primer equipo y desprenderse de Ronaldinho y Deco, el FC Barcelona protagonizó en el Bernabéu uno de los mejores clásicos que se recuerdan. Una actuación coral catapultada por una de las modificaciones tácticas más comentadas en los últimos años.

Guardiola colocó a Messi de falso 9 y el Real Madrid, a pesar de que se adelantó y aguantó el intercambio de golpes en el primer cuarto de hora, acabo siendo una marioneta en manos de un FC Barcelona que en aquel año lograría el sextete.

El Real Madrid se adelantó a los 14 minutos, pero antes del 20 el FC Barcelona ya había dado la vuelta al marcador con tantos de Henry y Puyol. Messi abrió más la brecha antes del descanso, pero tras el tiempo de asueto un gol de Sergio Ramos trajo esperanzas al respetable blanco. Un espejismo, pues Henry, Messi y Piqué cerrarían el 2-6 final.

FC Barcelona 5 – 0 Real Madrid (29/11/2010)

El partido mencionado anteriormente escoció, y mucho, en Chamartín. El club blanco fichó a Mourinho para frenar la hegemonía blaugrana que Guardiola había construido, pero fueron 5 los triunfos consecutivos en los Clásicos que el FC Barcelona consiguió en las primeras del de Santpedor como técnico.

El último de ellos un 5-0 inapelable. El Real Madrid se mostró acomplejado y ultradefensivo, lo que condenaría al conjunto blanco, incapaz de frenar el fútbol de toque y velocidad al espacio que dispuso el cuadro culé. Xavi inauguró el marcador en el minuto 9 y, ocho minutos después, Pedro pondría el 2-0 con el que se llegaría al descanso. Tras el paso por los vestuarios, Villa por dos veces, y Jeffren redondearon la manita.

Estas han sido algunas de los Clásicos más memorables de los últimos 21 años, aunque ha habido otras de gran altura como la victoria del Real Madrid por 3-1 en octubre de 2014 o el 2-3 de 2017 que se adjudicó el Barcelona hacia el final y con un hat-trick de Messi incluido.