media

Freddy Adu

Posiblemente sea el caso más sonado. En Estados Unidos el soccer no terminaba de despegar y Nike mediatizó a un niño de 13 años al que todos llamaban “El nuevo Pelé” ofreciéndole un contrato millonario. Freddy Adu, norteamericano de ascendencia ghanesa, acaparaba portadas debido a su precocidad.

Con 14 años el DC United le ofreció un contrato que duplicaba al mejor pagado de la liga. Pero nada salió como esperaba, las expectativas eran demasiado altas para un niño al que el dinero tampoco le hizo ningún favor. Estaba llamado a ser el mejor de la historia pero su carrera no ha parado de ir cuesta abajo desde entonces; ha pasado por más de 13 equipos de múltiples países.

Ha llegado a jugar en segunda, tercera o cuarta categoría e incluso ha sido rechazado por clubes de Polonia, Serbia, Finlandia o Turquía tras estar a prueba. A sus 30 años “El nuevo Pelé” se encuentra sin equipo tras haber finalizado su contrato con Las Vegas Lights, uno de los peores equipos de la segunda división norteamericana. Uno de los mayores exponentes de sueños rotos en el fútbol.

Fabio Paim

Para muchos era el canterano más prometedor que ha tenido el Sporting de Lisboa, por encima del mismísimo Cristiano Ronaldo. El propio Cristiano lo reconoció de forma tajante: “Si pensáis que soy bueno, tenéis que ver a Fabio Paim”. Los goles regateando a todo el equipo eran habituales en las inferiores. Pero ni siquiera llegó a ser profesional pese a que estuvo a punto de ir a la Eurocopa de 2004 con tan solo 16 años.

Criado en un barrio conflictivo, Fabio no pudo o no quiso salir de la calle. Tras firmar un contrato millonario se compró hasta diez Ferraris, a sus 18 años ya no aparecía por los entrenamientos y acaparaba más noticias por sus problemas con el alcohol y las drogas que por el fútbol. Actualmente se gana la vida en Reality Shows de televisión y juega al fútbol de modo amateur sin cobrar en un equipo de pueblo.

Jean Chera

Con 9 años Jean Carlos Chera ya era conocido en medio mundo. Sus vídeos en YouTube abusando de rivales en Brasil se hicieron virales y despertaron el interés de grandes equipos de Europa. Su padre lo llevó al Santos y siguió destacando, pero todo empezó a torcerse cuando su propio padre exigió que cobrara 5 veces más que un tal Neymar.

Acabó saliendo del Santos y firmó por el Genoa italiano, donde también su padre causó problemas. Volvió a Brasil y pasó por varias inferiores de clubes, donde no cuajó. Incluso jugó un año en la Tercera División cántabra antes de retirarse con 21 años. En este caso todos apuntan a que el mayor responsable de todo fue su propio padre, por llenarle la cabeza co la idea de que ya era un crack mundial pese a que le faltaban años para cumplir la mayoría de edad, además de intentar exprimirlo por dinero.

Y ahora, ¡encuentra los mejores pronósticos deportivos en nuestra casa de apuestas!