Orgullo y responsabilidad es lo que representa para Diego Reyes jugar con la selección. La pasión que siente Chicharito le ayudó a convertir la presión que sentía en motivación y agradecimiento por representar a su país sobre el rectángulo verde; “siempre se le exige a México ganar, es un país muy drástico y si no se gana ya se piensa en echar al entrenador que acaba de llegar y a otros jugadores”, apunta el atacante del West Ham. Para Diego “es muy importante y bonito, porque no sólo representas a tu familia sino que representas a toda la Nación”.

No creen que las próximas competiciones serán fáciles para el tri; “todas las selecciones han crecido muchísimo, están desarrollando bien sus divisiones inferiores y están exportando jugadores a otras ligas, pero vamos a disfrutar de la competición con nuestra gente”.

Ambas estrellas coinciden en describir a los aficionados mexicanos como pasionales, leales, intensos y exigentes. “A pesar de las críticas de la gente que no está a favor siempre son más los que te desean buenas vibras es por esto por lo que es una afición muy leal” opina Chicharito.

 Chicharito también cree que hay muchas diferencias entre la afición de Inglaterra y de México, porque ambos viven con la exigencia al máximo y son muy pasionales, pero cuando se acaba el partido en la vida diaria los ingleses son más tranquilos. Diego coincide en que “es cierto que cada país es diferente, se percibe que lo disfrutan y viven muy distinto”. 

Con la temporada en sus clubes ya acabada Chicharito será baja para la Copa Oro por estar esperando su primer hijo mientras que Diego Reyes confía en poder ser convocado por el tri para disputar el torneo. Aquí están las apuestas deportivas para los próximos partidos.