A veces, las decisiones tomadas por los actores cuando deciden qué papeles aceptar y cuáles rechazar se basan en poco más que en apostar al rojo o al negro en una de nuestras mesas de blackjack online.

Al fin y al cabo, no pueden predecir el futuro.

Sin embargo, mientras que todas las personas de la siguiente lista han continuado disfrutando de exitosas carreras en la gran pantalla, seguramente deben estar dándose golpes en la cabeza ante estas costosas ofertas.

Aquí están los mayores errores económicos cometidos por algunas de las estrellas más famosas de Hollywood...

media

  1. SEAN CONNERY NO ENTENDIÓ EL SEÑOR DE LOS ANILLOS

Echando la vista atrás a la trilogía de El Señor de los Anillos, es difícil imaginar a alguien que no sea Ian McKellen con el sombrero y la túnica de Gandalf.

Sin embargo, al principio de la producción, el papel se ofreció al primer James Bond, Sean Connery. Por desgracia para él, no fue capaz de entender el guion y dejó pasar una de las franquicias más exitosas de la historia del cine.

Esto lo llevó a aceptar un papel en La Liga de los Hombres Extraordinarios que, si bien recaudó buenas cantidades de dinero en todo el mundo, fue despellejada por la crítica y ampliamente reconocida como la razón por la que Connery decidió dejar de actuar por completo.

media

  1. JIM CARREY DEJÓ PASAR A LOS PIRATAS

Cuando pensamos en la serie de Piratas del Caribe de Disney, lo primero que nos viene a la cabeza es el capitán Jack Sparrow de Johnny Depp, aficionado bebedor de ron e imitador de Keith Richards.

Sin embargo, podríamos haber tenido una imagen aún más extravagante con la primera opción para el papel, la del actor que encarnó a un detective de mascotas.

Carrey rechazó la oportunidad de subirse a bordo de la franquicia de los lejanos mares del Caribe para centrarse en su próximo proyecto, Como Dios.

Pero, si bien se considera una de sus mejores comedias de mitad de su carrera, el tiempo que dedicó a su papel de Dios le costó la oportunidad de embolsarse cientos de millones de dólares de la Casa del Ratón.

media

  1. WILL SMITH TOMÓ LA PÍLDORA AZUL

La mayoría de la gente aprovecharía la oportunidad de aparecer en una trilogía de películas innovadoras que superó los límites de la narración, los efectos especiales y las secuencias de acción.

Sobre todo, si la otra opción era un desenfadado western de temática steampunk. Pero no Smith.

A pesar de era el claro favorito para encabezar el elenco de The Matrix, se arriesgó y dijo que no, cabalgando hacia un crepúsculo de vergüenza con Wild Wild West.

Desde entonces, ha afirmado que Keanu Reeves hizo un mejor trabajo en el papel de Neo que el que él podría haber hecho en ese momento, pero aún resulta difícil imaginar que no se arrepienta de rechazar la oportunidad de patear culos y adoptar nombres enfundado en una gabardina de cuero.

Sobre todo, cuando ganó menos de una cuarta parte del dinero esperado por su elección de retratar a un vaquero de mala reputación.

media

  1. BRAD PITT APOYÓ AL ESPÍA INCORRECTO

En un caso clásico de apostar al caballo equivocado, Pitt rechazó la oportunidad de convertirse en Jason Bourne ante la posibilidad de coprotagonizar junto a Robert Redford Spy Game en 2001.

Esta última película fue bien recibida, pero apenas logró hacer una señal en el radar en comparación con el valor de la franquicia de Bourne.

Las cualidades físicas y la intensidad que Pitt aporta a sus papeles lo convirtieron en una opción obvia para interpretar al ex asesino de la CIA.

Sin embargo, a pesar de las dudas iniciales de los aficionados a las películas de acción, Matt Damon dio un paso adelante en su interpretación para ofrecer la acción visceral que ha hecho famosa a la serie.

Pitt no peleó exactamente por hacerse con el trabajo, pero las retribuciones que generó la serie de Bourne seguramente lo habrían hecho sentirse mucho más interesado.

media

  1. ARNOLD SCHWARZENEGGER PERDIÓ EL PAPEL DE McCLANE

Schwarzenegger era el favorito para interpretar el papel de John McClane cuando La jungla de cristal se estaba gestando. Sin embargo, el guion estaba aún sin terminar cuando se le hizo la propuesta, por lo que Arnie no estaba dispuesto a arriesgarse.

Para cuando todo quedó arreglado, Bruce Willis ya se había ofrecido a llevar la icónica camiseta blanca.

Una cosa es segura, hubiera sido una película completamente diferente con el roble austriaco interpretando el papel. Para empezar, el Nakatomi Plaza hubiera necesitado unos conductos de ventilación mucho más grandes.

Ese mismo año, Schwarzenegger protagonizó Danco: Calor Rojo, una marca completamente diferente de películas de acción, junto a James Belushi.

A pesar de que su papel fue relativamente bien recibido, nunca tuvo un impacto tan duradero como el personaje de McClane, y también hizo que Arnie obtuviera unas ganancias 10 veces menores por no haber aceptado confiar en el potencial de lo que ahora se considera la mejor película de acción de todos los tiempos.

media

  1. EMILY BLUNT NO SE DEJÓ IMPRESIONAR POR MARVEL

La decisión de Blunt de no aparecer como uno de los personajes principales en el universo cinematográfico de Marvel aún debe dejarla sin dormir por las noches.

Sin duda, el papel de Natasha «Viuda Negra» Romanoff ha llevado a Scarlett Johansson a aparecer a menudo en las listas de los actores mejor pagados.

El hecho de que la decisión de Blunt se debiera a conflictos de calendario con la versión actualizada de Los viajes de Gulliver protagonizada por Jack Black hace que todo sea aún más irritante.

Si bien su viaje a Lilliput obtuvo unos ingresos de taquilla razonablemente buenos, fue atacada salvajemente por la crítica y es una gota en el océano en comparación con los réditos que Johansson continúa disfrutando hoy en día.

media

  1. EMILY BROWNING PRIORIZA SUS ESTUDIOS SOBRE CREPÚSCULO

La autora de Crepúsculo, Stephanie Meyer, tenía a Browning en mente cuando comenzó el casting para la trilogía de la película.

Sin embargo, la joven actriz australiana acababa de terminar un proyecto y no estaba lista para saltar a una franquicia que pensó que pondría en peligro sus estudios, dejando la puerta abierta a la irrupción de Kristen Stewart, que aprovechó su gran oportunidad junto a un brillante Robert Pattinson.

El siguiente papel que interpretó Browning fue en la película de 2009 Presencias extrañas, una nueva versión de una película de terror coreana que no tuvo el mejor recibimiento y tampoco aportó una fracción de las ganancias que recaudó la saga de Crepúsculo.

Si bien ha seguido trabajando de manera regular desde entonces, todavía debe preguntarse: «¿Qué hubiera pasado si...?»

media

  1. BILL MURRAY NO SE VIO COMO SANTA CLAUS

Tim Allen es ahora sinónimo de Scott Calvin, el papel del cínico papá convertido en Papá Noel, aunque fue escrito originalmente para Murray, el cascarrabias favorito de todos.

Tras los numerosos desencuentros con los directores tras filmar Los fantasmas atacan al jefe (otro clásico navideño), Murray no tuvo prisa por emprender otro proyecto relacionado con estas fiestas, además de que no entendió su humor.

Después de una breve aparición en Ed Wood de Tim Burton, el mismo año en que se lanzó ¡Vaya un Santa Claus!, el siguiente gran papel de Murray fue en la aclamada película de instituto Academia Rushmore, de Wes Anderson.

Anderson ha declarado públicamente que el salario de Murray en la película era de «alrededor de 9.000 dólares», lo que demuestra que, si bien el querido actor tiene una habilidad especial para elegir películas extravagantes que le interesen, no es tan hábil en términos económicos a pesar de lo selectivo que es.

media

  1. CHRISTINA APPLEGATE PIERDE SU MOMENTO DE RUBIA LEGAL

Una rubia muy legal proyectó la carrera de Reese Witherspoon a la cima, pero también representa un terrible paso en falso para Applegate, que fue la elección del casting original.

Temerosa de ser encasillada como un estereotipo de rubia tonta, rechazó la película a favor de la comedia de viajes en el tiempo, Just Visiting.

El hecho de que es poco probable que hayas oído hablar de esta última película, que terminó siendo un desastre económico con unas pérdidas de 19 millones de dólares, debería darte una idea de la magnitud del error.

La propia Applegate ha admitido que fue una «decisión estúpida» y, viendo la cantidad de dinero que dejó pasar, nos inclinaríamos a estar de acuerdo.

media

  1. JAVIER BARDEM OPTA POR EL CINE DE AUTOR

No mucha gente le diría que no a Steven Spielberg, pero Bardem lo hizo cuando le ofreció un gran papel en la epopeya de ciencia ficción de 2002, Minority Report.

Afirma que esto se debió a que se sentía incómodo con un papel de habla inglesa, lo que habría supuesto un desafío lingüístico para él en ese momento.

Pero ese argumento tendría más sentido si la película que eligió en su lugar, Sendero de sangre de John Malkovich, estuviera rodada en su español nativo, pero no fue así. Tal vez tenga que ver más con que Bardem es más exigente con los papeles que cauteloso con las palabras.

Esta decisión catapultó a Colin Farrell al estrellato de Hollywood, mientras que Bardem, que por aquel entonces ya había sido nominado a un Oscar al Mejor Actor, pasó los siguientes años en películas más pequeñas antes de que su impresionante actuación en No es país para viejos lo convirtiera en un nombre muy conocido.

Si bien se podría argumentar que Bardem tomó una ruta basada en principios, la verdad es que la película que eligió no recaudó tanto en la taquilla mundial como lo que le pagaron a Farrell por perseguir a Tom Cruise durante un par de horas.

  media